981 227 451 620 422 640 m.garea@coruna.es
Biografía

Vida y obra del ilustre
gallego Salvador de Madariaga

Salvador de Madariaga y Rojo viene al mundo el 23 de julio de 1886 en el número 16 de la muy herculina calle del Orzán Nuestro protagonista es hijo de José de Madariaga y María Ascensión Rojo. La familia de ella procede de Lugo, lo que siempre dejó una impronta gallega en el temperamento y carácter del entonces joven Salvador. Hijo de familia numerosa, ya que tuvo diez hermanos, entre ellos la que luego sería científica Pilar de Madariaga Rojo o el escultor Emilio Madariaga.

Salvador se matricula en 1895 en el Instituto Eusebio de A Guarda de A Coruña. Su padre regresa de Cuba en 1898 cuando Salvador tiene 12 años. Se traslada con toda su familia a Madrid. Finaliza el Bachillerato en el Instituto Cardenal Cisneros y en el cambio de siglo, en 1900, con 14 años, se va al Colegio Chaptal de París. Su marcha coincide con la muerte de su madre, en 1903, al dar la luz por onceava vez. Se graduó cómo Ingeniero de Minas en 1911. Conoce la que sería su primera mujer: Constance Archibald, una escocesa historiadora de economía con quien vive en París, y con la que finalmente se casará en 1912.

Vuelve a España. Se instalará en Madrid como Ingeniero de la Compañía de Ferrocarriles del Norte. Comienza a hacer sus primeros textos en periódicos y revistas. Madariaga se posiciona tras su llegada a Madrid, ingresando en 1914 en la Liga de Educación Política. La Liga, de la que formaban parte personalidades tan relevantes como Ortega y Gasset, Azaña, Luis Araquistáin o Ramiro de Maeztu, era una suerte de agrupación de intelectuales comprometidos con las reformas del Estado, una conciencia crítica que reclamaba la adaptación de las maneras de la política española, de la llamada ‘vieja política’.

En 1916 Madariaga, tras poco tiempo residiendo en Madrid, a través de uno de los hombres de la Liga de Educación Política, Luis Araquistáin, conoce a John Walter, uno de los miembros de la familia que funda el diario londinense ‘ The Times’. Y Madariaga le ofrecen un empleo en el Times sobre temas españoles, mas con dedicación exclusiva del Departamento de Información del Foreign Office.

En 1919 nace su hija Isabel y vuelve a Madrid. El Duque de Alba le da trabajo en España en la realización de Catálogos de Exposiciones de Arte. Sigue publicando artículos para la prensa española y británica, en cabeceras tan prestigiosas como el ‘Times Literary Supplement’ o el ‘Manchester Guardian’.

Madariaga es nombrado en primavera de 1921 Secretario para la Conferencia del Tránsito que se realiza en Barcelona. Esta era una reunión preparatoria para crear el sistema de seguridad del futuro, la Sociedad de Naciones. Poco a poco irá escalando en el escalafón de la recién creada institución. Nombrado en agosto de 1921 como Secretario de la Sociedad de Naciones, justo un año más tarde se le designa Subsecretario de Desarme. Su actividad en Suiza es básica para entender el Madariaga del futuro. Y sigue publicando en España, en periódicos de notable prestigio como ‘Él Sol’.

Cinco años después de ser elegido, en diciembre de 1927, dimite de su cargo en la Sociedad de Naciones. Cumplidos los 40 años le ofrecen una nueva Cátedra de Estudios Hispánicos en la Universidad de Oxford que acepta. En 1930 publicara uno de sus textos de mayor trascendencia: ’España. Ensayo de Historia Contemporánea’.

Nuestro protagonista se encuentra de viaje por América en el momento de las cruciales elecciones de 12 de abril de 1931. El 1 de mayo dese año se entera por la prensa al llegar la capital cubana de la Habana que lo nombran, sin consultarlo, Embajador español en Washington. Su generación entra en la política en estas Cortes Constituyentes de 1931, muchos persoajes relevantes y de alta consideración intelectual: Ortega, Madariaga, Nóvoa Santos…

Poco tiempo permanece Madariaga en su cargo en Washington, ya que toma posesión en junio y retorna a Europa la mediados de julio para ocuparse de la Embajada de París y la representación española en la Sociedad de Naciones. No parece que exista mejor figura para la imagen exterior del nuevo proceso democratizador español.

Resulta elegido diputado a Cortes Constituyentes por la Federación Republicana Gallega en su provincia natal en los comicios de 28 de junio de 1931. El 1 de enero de 1932 es nombrado Embajador en París y Delegado de España en la Sociedad de Naciones. Madariaga se observará además como un excelente enlace de la Sociedad de Naciones con los países latinoamericanos.

El ‘viejo’ Lerroux llama a Madariaga para que le eche una mano en su gabinete en el Ministerio de Instrucción Pública. Nombrado el 3 de marzo de 1934, asume también durante diez días el Ministerio de Justicia. El 28 de abril de ese mismo año cae el gobierno Lerroux. No dio tiempo de finalizar su retrato ministerial hecho por el pintor Vázquez Díaz.

Madariaga cesa como representante en la Sociedad de Naciones ante el Jefe de Gabinete Casares Quiroga y el Ministro de Estado Barcia Trelles en los primeros días de julio de 1936.

Se retira a descansar su Cigarral en Toledo. Mas su prestigio no para de crecer: en junio de 1936, es nominado para el Premio Nobel de la Paz, por su papel en la Sociedad de Naciones. No sería la única vez, ya que volverían la nominarlo el año siguiente y 16 años más tarde, ya en 1952.

Con el bando republicano tomado por los grupos milicianos Madariaga tiene que huir de España, desde Valencia cara Ginebra. Su cigarral y su casa del Viso en Madrid fueron incautados. Sólo unos pocos días tras huir de España, Madariaga intenta aportar la resolución del conflicto con conversaciones directas con Anthony Eden y procurando vías de acercamiento entre las partes.

En los años finales de la Guerra Civil española Madariaga consolida la suya presencia en el mundo anglosajón. Se instala en Oxford de nuevo en 1938. La docencia tampoco le apaxiona, y se dedica a dar conferencias en universidades inglesas y americanas. El refugio en Oxford lo pasa Madariaga intentando recomponer, salvaguardar la familia y procurar nuevos contactos.

Su imagen no paró de crecer. También en su difusión internacional. Emitió un programa en español de la BBC para América Latina que duró nada menos que nueve años. También radiaba en castellano para las Fuerzas Francesas Libres, la resistencia francesa. Es nombrado Profesor Honorario en 1942 del prestigioso Colegio de Exeter y publica en 1940 ‘Vida de él muy magnífico señor Cristóbal Colón’.

Mas lo relevante del análisis de su correspondencia es la relación con numerosos sectores del exilio en Gran Bretaña sobre la construcción de la nueva Europa de la posguerra. La continuidad de Franco en un escenario cada vez más factible de victoria aliada y derrota del fascismo era inasumible. Convenía ir preparando el futuro.

De hecho, en este contexto hay que entender la publicación en noviembre de 1944 de su más fuerte alegato contra Franco: ‘ General, márchese usted’. El de aquella monárquico Gil Robles, el socialista Indalecio Prieto, los contactos del siempre presente Juan March… Madariaga establece contactos y planifica la salida de Franco con todos ellos.

En medio de viajes por los países de América del Sur, donde contacta con grupos de exiliados, mantiene entre 1946 y 1947 estrechos contactos con Don Juan y Gil Robles. En 1947, nombrado cómo primer Presidente de la Internacional Liberal, Madariaga viaja la EE. UU. Entre largos paseos con Albert Einstein es nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Princeton.

Una de las ideas claves donde se podían buscar puentes de convergencia era el futuro del nuevo mundo occidental, de la nueva Europa que se pretendía crear. Europa se confirmaba cada vez más como la solución al problema español, lo que entroncaba con el ideal regeneracionista inicial de modernización de principios del siglo XX del que la generación de Madariaga formaba parte.

De manera paralela, se constituye entre el 6 y lo de febrero de 1949 el Consejo Federal Español del Movimiento Europeo. La presidencia de Madariaga del CFE tiene la intención de sustituir al que el Gobierno de la República en el Exilio no pudo hacer: es decir, unificar la oposición al franquismo de toda color político, con la excepción de comunistas y fascistas.

No pudo ser. La resolución 386 (V) de la ONU se aprobó el 4 de noviembre de 1950. Cinco años después de finalizada la guerra contra el fascismo, el mundo occidental comenzaba a legitimar el régimen de Franco. El 15 de diciembre de 1955 España entra en la ONU en calidad de ‘Observador permanente’.

Sin embargo, las perspectivas de Madariaga en estos años lejos de desaparecer procuran nuevos caminos. Presidente de la Internacional Liberal, a partir de 1952 elegido Presidente de Honra; fundador del Colegio de Europa, su mayor contribución a la creación de Europa según su propia opinión; Presidente del Comité Cultural del Congreso de Europa desde su creación en 1948 –cargo que mantuvo hasta 1964…-.

Las primeras movilizaciones contra el régimen en el interior se dan desde la Universidad, desde el estudiantado. Aquí hay un universo de demandas nuevo, unas maneras distintas de hacer política de oposición. En este mismo 1960 Madariaga ingresa en la Academia francesa de Ciencias Morales y Políticas con un acto en la Sorbona. En noviembre de 1961 hace una gira académica por Asia, entre Filipinas, Japón la India y Pakistán. También visita Egipto, concretamente El Cairo.

La reunión de la oposición interior y exterior en Munich fue la conclusión lógica del proceso iniciado por Madariaga desde principios de los años cincuenta. En esta reunión celebrada entre lo 5 y el 8 de junio de 1962 el tema de debate fue ‘Europa y España’. Madariaga, como Presidente del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo, realiza la mayor reunión hasta ese rato de españoles del interior y exterior en la oposición a Dictadura. Casi un Parlamento: 118, 80 del interior y 38 del exilio. Sumando en vez de restar, Salvador de Madariaga puso en uno de los mayores apuros al régimen. Mas el giro en la política del régimen respeto de las opciones democratizadoras taponó definitivamente las posibilidades de Madariaga de llevar adelante un proceso de libertades.

Este freno para la democratización española parece que acaba con las fuerzas de Madariaga. Madariaga tiene tres cuartos de siglo tras sus espaldas. Pero no le impide seguir teniendo actividad cultural intensa: en 1963 publica una novela satírica sobre Franco, ‘ Sanco Panco’, y dos años después también publica ‘Retrato de un hombre de a pie’. En 1964 es nombrado Presidente y cofundador del Colegio de Europa de Brujas.

Llegado a estas alturas de su vida, tras recorrer medio mundo, Madariaga vuelve a enfocar la vuelta a España. Mas desde finales de la década de los sesenta, Madariaga deja de ser peligroso para el régimen, tras desactivar Munich. Poco tiempo después, Madariaga comienza a tener reconocimiento académico en su propio país. En 1970 Madariaga es nombrado miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia.

En ese mismo año de 1970 muere su esposa, Constance Archibald. Si bien convive desde hace tiempo con Emile Skezely, casara con ella en segundas bodas en Oxford el 18 de noviembre de este 1970. Meses más tarde los dos fijan su residencia en Locarno, en el cantón suizo de Ticino.

El reconocimiento de su figura alcanza el máximo reconocimiento con la entrega del Premio Carlomagno en la ciudad de Aquisgrán, también por sus servicios a Europa, en la fecha de 31 de mayo de 1973. En el interior de España, tras la muerte de Carrero Blanco, y tras conversaciones con el editor José Manuel Lara en Oxford, se publican en 1974 la primera parte de sus memorias, ‘ Amanecer sin mediodía’. Su producción bibliográfica permite de nuevo volver a plantear la posibilidad de conseguir el Premio Nobel de Literatura, lo que se le solicita en el año 1975.

Franco muere en la cama el 20 de noviembre de 1975. En abril de 1976 Madariaga retorna a España en una mini gira que lo lleva a Zaragoza, Barcelona, Madrid y A Coruña. Nada mas aterrizar en España el 5 de abril de 1976, en la rueda de prensa que de la en Zaragoza, Madariaga indica que Franco es el personaje más nefasto de toda la Historia de España. Toda una declaración de intenciones. Proseguirá su ruta con numerosos homenajes, a los que le esperaban en su tierra después de cuatro décadas sin pisarla.

El 20 de julio de 1976 llega a Coruña donde se le dispondrán distintos actos de homenaje en su 90 aniversario: placa en su casa natal, medalla de Presidente de Honra del Instituto Cornide.

El 25 de julio de 1978 se le impone en Locarno con la asistencia del monárquico Joaquín Satrústegui la condecoración del Ministerio de Educación y Ciencia: la Gran Cruz de Alfonso X él Sabio, lo que le da el tratamiento de ‘ Excelentísimo Señor’. Pocos días más tarde, a los 92 años, su corazón deja de sustentarlo. En octubre de 1978 sufre una angina de pecho. El 14 de diciembre de 1978 deja de existir por un fallo cardíaco.

Tras su muerte, se realizaron varios homenajes su figura. Especialmente en su ciudad natal, en la persona de su viuda. Las cenizas de Madariaga fueron desparramadas en el mar de A Coruña.

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información | Aceptar